Cuidados y mantenimiento de las pelucas

Mantener una peluca oncológica de pelo sintético o natural no es nada complicado, simplemente hay que seguir ciertos consejos para conseguir que se conserve en perfecto estado. Es importantísimo que utilice productos específicos -como los que te ofrecemos en nuestra sección de Cosmética– para pelucas y nunca champús o acondicionadores convencionales.

¿Cómo lavar las pelucas?

Mojar el cabello en agua fría acariciándolo, sin friccionarlo.

Aplicar el champú extendiéndolo de arriba a abajo suavemente por dentro y por fuera y enjuagar bien. Repetir la operación si es necesario.

Aplicar el acondicionar del mismo modo, dejar actuar y enjuagar.

Dejar la peluca secar sobre el soporte específico en algún lugar donde de el aire. Peinar el pelo mojado muy suavemente y con un cepillo adecuado para ello.

Si la peluca es de pelo natural o específica para ello, se podrá secar con secador pero a baja temperatura.

Consejos generales:

    • Mantener la peluca alejada de cualquier fuerte de calor, como pueden ser una lampara de lectura o abrir un horno cuando cocinamos.
    • Cuando nos quitamos la peluca, no debemos dejarla al aire libre para evitar que ésta coja polvo ambiental, por lo que conviene guardarla en su caja y del revés.
    • Utilizar un cepillo especial para cabello sintético y cepillar muy suavemente y amenudo, para evitar que se formen enredos.
    • Dependiendo de la frecuencia de uso, deberá lavarse cuando empiece a perder brillo y soltura, que suele ser 2 veces al mes.
    • No retorcer la peluca y secar con una toalla suavemente.
    • Dejar secar en un soporte específico para pelucas, permitiendo así que pase el aire a través de ella.
    • No dormir con la peluca.
    • No bañarse con ella en piscinas y playas.